}

sábado, 4 de febrero de 2017

Los 5 peores fusiles de asalto del siglo XX (videos, fotos).






Un grupo de expertos ha seleccionado ejemplos de lo que resulta cuando las ambiciones de los militares no corresponden a las capacidades de los diseñadores.

Existen armas que tienen la fama de desgraciadas: los diseñadores se esforzaron demasiado en complacer a sus clientes o carecían de tiempo y fondos para crear modelos eficaces o, lo contrario, la excesiva financiación llevaba a la creación de monstruos.


A partir de las evaluaciones de expertos militares e historiadores, el portal Lenta.ru ha seleccionado los cinco peores fusiles de asalto del siglo pasado por considerarse incómodos, ineficaces o nada fiables.

La no ametralladora Chauchat

A menudo se le describe como la peor ametralladora ligera: la francesa CSRG M1915, o la ametralladora Chauchat, 'en honor' de su diseñador principal. Se dice que era tan mala que los soldados preferían los fusiles habituales. Se distingue por su diseño extremadamente incómodo: la parte posterior del cajón de mecanismos se encuentra sobre la culata y justamente debajo de la mejilla del tirador.

La recarga de la CSRG M1915 se acciona con gas y energía del retroceso largo del cañón, mientras que el sofisticado mecanismo de disparo permite disparar en ráfagas y en el modo semiautomático.


Los cargadores semicirculares eran uno de los problemas principales, ya que tenían perforaciones para controlar cuántos cartuchos quedaban. En las condiciones de guerra de trincheras los cargadores se taponaban con nieve y barro, algo que reducía la ya baja fiabilidad del arma.

La cadencia de la Chauchat era baja, 250 disparos por minuto, que recuerda a los tiros dinámicos con una carabina semiautomática.

Fue diseñada no tanto como ametralladora sino como fusil de asalto, un arma portátil que aumentaría el poder de fuego de las unidades de infantería durante avances contra el enemigo. Ideada para la producción en masa por plantas no especializadas, el mayor fabricante fue la planta de bicicletas Gladiador.


  


Se trata del arma automática más producida durante la Primera Guerra Mundial, por haber sido fabricadas 260.000 unidades. Pero la calidad variaba en función del fabricante y la adaptación estadounidense para el cartucho .30-06 finalmente arruinó la reputación del arma.


Fusil de soldados desechables

El fusil semiautomático alemán Volkssturmgewehr VG-45 ('Fusil de milicia') fue creado al final de la Segunda Guerra Mundial y, según su nombre indica, fue pensado para suministrarlo a la milicia nacional, llamada 'Volkssturm'.

Adolf Hitler ordenó la movilización total al Volkssturm de los hombres de entre 16 y 60 años de edad. Según cálculos de los líderes nazis, contabilizaban unos seis millones de personas. Para abastecerlos con armas se decidió diseñar fusiles simplificados que fueran lo más fácil posible producir.



El más fabricado de este programa -unas 10.000 unidades- fue el VG-45 por Gustloff Werke.

Aunque tenía aspecto de haber sido fabricado en un garaje, empleó una innovación de aquel entonces: el cartucho intermedio de 7.92x33 mm Kurz y un mecanismo de recarga mediante retroceso retardado por gas, donde el gas del cartucho disparado era desviado desde el cañón a la recámara para crear resistencia al movimiento hacia atrás de las piezas operativas.

El arma era incómoda, imprecisa y poco fiable, que sin embargo, convenía a los soldados 'desechables' de las barricadas de Berlín en 1945.

Ingenio teutón sin vaina

El Heckler & Koch G11 fue el fusil de asalto sin vaina de Alemania Occidental, un esfuerzo de crear un arma del futuro que no solamente fue anunciado a todo el mundo, sino también fue puesto en servicio.

En el arma, desarrollada durante las décadas de 1970 y 1980, el elemento explosivo era la nitrocelulosa, que se insertaba en el cañón. Luego se introducía dentro del bloque de nitrocelulosa una bala y durante el disparo el bloque se quemaba. Debido a esto, la masa total de la munición fue reducida significativamente.


El fusil se destacaba por su forma prismática y el formato 'bullpup', en el cual los mecanismos y el cargador se encuentran detrás del disparador.

El cargador, que se movía durante los tiros, se colocaba por encima del cañón y los cartuchos se introducían en la recámara ubicada en la parte trasera verticalmente abajo, después de lo que la recámara se volvía a 90 grados.

Debido a la complejidad de los mecanismos, el G11 fue comparado con frecuencia con un reloj compacto. La vida útil del arma resultó ser inaceptablemente corta, y su funcionamiento poco fiable, además de la fragilidad de los cartuchos sin vaina. 

  

El programa anunciado por todo lo alto fue suspendido a principios de la década de 1990 con el pretexto de los altos costes de la incorporación del nuevo cartucho.



Un 'kaláshnikov' estropeado


En la década de 1980, siguiendo la 'moda' de la época, las Fuerzas Armadas de la India optaron por un cartucho de calibre más pequeño, el 5,56 mm OTAN. Para poder utilizarlo, el país diseñó, desarrolló y fabricó un nuevo sistema de armas de infantería que incluía un fusil de asalto, una ametralladora ligera y una carabina.

Este fusil de asalto, el INSAS, mezcló varios elementos de otras armas similares —el AK-47 Kaláshnikov soviético, el FN FAL belga y el HK 33 alemán, entre otros— y poseía un aspecto exterior muy similar a los kaláshnikov soviéticos. Sin embargó, no heredó nada de su mítica fiabilidad.


El arma se introdujo en 1998, justo a tiempo para el conflicto militar de 1999 contra Pakistán. Los combates se libraron a altitudes superiores a los 5.000 metros y con temperaturas por debajo de -40ºC. En estas condiciones, los INSAS se encasquillaban con frecuencia, sus mecanismos se congelaban y sus cargadores, fabricados por una empresa de mobiliario plástico, se rompían con el frío. Un número indeterminado de bajas fue atribuido a las múltiples fallas del fusil.




  


Pese a sus posteriores modificaciones, esta arma, que contabiliza 300.000 unidades en las Fuerzas Armadas del país, siguió siendo considerada como poco fiable y dada a súbitos bloqueos. Como consecuencia de ello, las tropas encargadas de combatir a las guerrillas maoístas en ciertas zonas del país preferían usar el AK-47 en sus patrullas.

SA80: desastre británico

La familia SA-80, incluida la versión del fusil de asalto L85A1 y la ametralladora ligera L86A1, fue incorporada a las Fuerzas Armadas del Reino Unido a mediados de la década de 1980. Al lanzarse su explotación, el L85A1 reveló varias deficiencias como la poca fiabilidad de recarga, la baja vida útil de ciertos elementos y una débil resistencia a la corrosión.

El arma era incómoda: el centro de gravedad estaba desplazado hacia atrás, además las vainas expulsadas hacia la cara del tirador y la moción del mango de cerrojo prácticamente no permiten disparar desde el hombro izquierdo.





En el 2000, Heckler & Koch (Alemania) fue contratada para modernizar 200.000 de los 320.000 ya fabricados L85. Según datos oficiales, los problemas de fiabilidad fueron resueltos pero la utilización de los fusiles en Afganistán a finales de este siglo no dio buenos resultados.

Mozambique, que compró un suministro de L-85 para su Ejército, pronto los rechazó a favor de los Kaláshnikov, que pasaron la prueba de tiempo. Por eso no es de sorprender que tanto la bandera como el emblema de ese país africano luzcan este fusil de asalto ruso.









Colosal rebaja: EE.UU. compra 90 cazas F-35 de última generación con descuento.

Resultado de imagen para cazas f 35

Según aseguró el fabricante, la participación en persona del presidente Donald Trump "aceleró las negociaciones y enfocó la atención del pacto en la reducción de precios".


El Gobierno de EE.UU. cerró un contrato con la multinacional aeroespacial y militar Lockheed Martin para la compra de 90 aviones F-35 con una considerable rebaja luego de que el presidente estadounidense, Donald Trump, criticara los elevados costos del programa.

Según informó Bloomberg, las aeronaves serán adquiridas por un valor de 8.500 millones de dólares, una cantidad que en comparación con el anterior contrato firmado supone un ahorro aproximado del 8%, es decir, cerca de 728 millones de dólares. Según Lockheed Martin, la oferta obedece a que el Departamento de Defensa decidió adquirir una mayor cantidad de unidades.

Al respecto Sean Spicer, secretario de prensa de la Casa blanca, aseguró que se trata de "otra gran victoria que el presidente les ha otorgado a los contribuyentes de EE.UU."

El pasado mes de diciembre Trump había asegurado que el programa F-35 "estaba fuera de control" y que miles de millones de dólares podían ser ahorrados en gastos militares y de otro tipo. Por su parte, la multinacional, que en ese entonces había sufrido una importante caída de sus acciones en la bolsa, afirmó esta semana que la participación en persona del mandatario estadounidense "aceleró las negociaciones y enfocó la atención del pacto en la reducción de precios".






Vídeo: las armas de la más novedosa fragata de la Armada alemana, a prueba.




La Marina germana ha probado los sistemas de artillería de la fragata ultramoderna Baden-Württemberg, la nave principal del proyecto F125. Las pruebas han sido grabadas y publicadas en la web. Con sus 150 metros de eslora, la fragata germana se parece a un destructor, puesto que es la más grande de su clase. Baden-Württemberg y otras tres naves de esta serie están siendo fabricadas para realizar tareas específicas, como participar en operaciones militares en la costa alemana. La entrega del primer buque de la nueva clase F125 a la flota teutona está prevista para mediados de 2017, tras lo cual, gradualmente, serán puestas en explotación las otras tres.

            

El precio total del contrato por los barcos asciende a más de 2.000 millones de euros. El buque pesa 7.000 toneladas y estará destinado principalmente a realizar misiones en el extranjero. Se distingue, entre otras cosas, por poder permanecer en la zona de la misión por un periodo máximo de hasta dos años. El radio de acción de las armas es de unos 100 km, mientras que la velocidad de la fragata puede alcanzar hasta 26 nudos (48 km/h). Tiene cañones de grueso calibre a bordo y está equipada con cinco ametralladoras, dos sistemas de defensa aérea de corto alcance y un cañón naval de 127 mm, una de las mayores armas instaladas actualmente en un buque de guerra.

Fuente: http://poderiomilitar-jesus.blogspot.mx/




Rusia aspira vender cazas MiG-29 a Colombia y al Perú.

Resultado de imagen para Mig 29 peruanos


Rusia espera adjudicarse el suministro de cazas MiG-29 a Colombia y Perú, dijo a Sputnik el subdirector del Servicio Federal ruso de Cooperación Técnica Militar (FSVTS, por sus siglas en ruso), Anatoli Punchuk. El representante del FSVTS añadió que la Fuerza Aérea del Perú está considerando la adquisición de un lote adicional a partir de la experiencia de explotación que tiene.


Anteriormente, el funcionario afirmó que Argentina tiene la intención de comprar a Rusia más de 15 cazas MiG-29. Los cazas ligeros MiG-29, destinados para tareas de defensa antiaérea, dominio aéreo, destrucción de objetivos marinos y terrestres, están incorporados a las fuerzas armadas de Rusia y otros 25 países.







sábado, 28 de enero de 2017

¿Quién ganaría un duelo naval entre el crucero soviético Kírov y el destructor Zumwalt de EE.UU?

¿Quién ganaría un duelo naval entre el crucero soviético Kírov y el destructor Zumwalt de EE.UU?



En un hipotético combate naval en pleno mar abierto, la sofisticación de la tecnología del destructor estadounidense, chocaría contra el experimentado crucero de batalla soviético.

El columnista de la revista 'The National Interest', Kyle Mizokami, ha vuelto a proponer un singular e hipotético combate, esta vez entre el crucero soviético de misiles nucleares pesado Kirov y el moderno destructor Zumwalt de la Armada estadounidense.

En este hipotético escenario bélico, se parte del hecho de que ambos navíos desconocen donde se halla su contrincante y que se encuentran inesperadamente en alta mar a una distancia de unos 480 kilómetros. ¿Cuál de los dos saldría victorioso de este duelo?

En el rincón azul, el novel y furtivo Zumwalt estadounidense

A un lado se encuentra el Zumwalt, el mayor destructor furtivo diseñado por Estados Unidos. Con 185 metros de eslora y 14.000 toneladas de peso, es capaz de desplazarse a una velocidad de 55 km/h, provisto de varios misiles en sus silos y de dos torres de ametralladoras del calibre de 155 milímetros. Asimismo, cuenta con misiles de crucero de largo alcance 'Tomahawk' para defenderse de enemigos que le lancen ataques desde superficie.

En el rincón rojo, el veterano Kírov soviético

A otro lado del 'tablero' aparece el crucero nuclear de fabricación soviética Kírov, construido a finales de la década de los ochenta, provisto de 20 misiles antibuque P-700 Granit, y dotado de un sistema antimisiles tierra-aire S-300F y Tor 3K95 de corto, medio y largo alcance. El navío, de 24.000 toneladas de peso, se puede desplazar a una velocidad máxima de uno 59 km/h.

Empieza el combate

Según Mizokami, las características del Kírov resultarían bastante más efectivas en un combate en mar abierto. No obstante, si el Zumwalt se encuentra a más de 500 kilómetros de distancia -el radio de acción de los misiles Granit-, entonces el destructor estadounidense partiría con ventaja, ya que su sistema de camuflaje puede jugar una mala pasada a los radares del crucero soviético, que confundirían al Zumwalt con un pequeño barco pesquero.

Sin embargo, dicha ventaja no sería de gran ayuda ofensiva para el destructor norteamericano, ya que éste no cuenta con misiles antibuque de larga distancia, lo que le obligaría a acercarse al Kírov a una distancia de 130 kilómetros para disparar con efectividad sus armas. A ello se suma el hecho de que a esa distancia el crucero soviético ya podría haber sido avistado al Zumwalt y empezaría a maniobrar a la ofensiva.

Por otra parte, el Kírov tampoco lo tendría nada fácil para acertar sobre el navío estadounidense. El sistema de camuflaje del Zumwalt requeriría de una alta precisión por parte de los misiles antibuque Granit, que también tendrían que esquivar sus fuertes sistemas de contramedidas.

Una batalla de maniobras milimétricas

En este escenario, ni el novedoso destructor estadounidense, ni el veterano crucero ruso tendrían una clara ventaja el uno sobre el otro, resume la publicación. Sólo una serie de errores de cálculo o la mala suerte acabaría inclinando la balanza.






Defensa Antiaérea Submarina.




¿Una revolución en la guerra marítima?

Imagine que es piloto de uno de los helicópteros SH-60B de nuestra Armada. Se encuentra, en un futuro no muy lejano, escoltando a las unidades de proyección y a los más de mil infantes de marina que transportan frente a la amenaza submarina enemiga. La fuerza a la que protege, incluida la fragata desde la que ha despegado, se encuentra a una distancia considerable, lejos de donde creen que la amenaza submarina enemiga puede estar esperándonos.


Confían en usted. Dirige a bordo a un equipo de tres hombres perfectamente adiestrado. Su aparato lleva una impresionante variedad de sensores, desde un complejo procesador para las 25 sonoboyas que puede lanzar hasta un detector de anomalías magnéticas, pasando por una potente cámara infrarroja, un sensor de detección de emisiones electromagnéticas y un radar que aprovecha la altura de vuelo para ganar cualquier contacto en el horizonte. De cada lateral cuelga un torpedo Mk-46, suficientemente veloz y preciso como para eliminar cualquier submarino enemigo. Se desplaza casi diez veces más rápido que los buques de superficie para investigar cualquier posible contacto. Acústicamente, es indetectable para un enemigo que confía principalmente en su sonar para saber lo que le rodea. Pero además, aporta una ventaja vital frente a las fragatas que protegen a la fuerza: es invulnerable. O al menos lo ha sido hasta ahora.


Helicóptero SH-60B

Para no alertar al submarino vuela con el radar apagado. Su cámara infrarroja busca metódicamente sobre la superficie para detectar cualquier mástil. Es posible que el submarino quiera confirmar, a través de sus periscopios o de sus sensores de guerra electrónica, la presencia de nuestra fuerza naval. Y quizás eso le obligue a ser indiscreto.


Al final, después de muchos vuelos que han requerido un gran esfuerzo y concentración de las distintas dotaciones de los SH-60 que protegen a la fuerza, hay suerte. Parece que la cámara infrarroja ha detectado algo: un punto de calor minúsculo sobre la superficie de las frías aguas del Atlántico. Pone rumbo hacia el punto de calor para seguir investigando. Puede que se trate de un barril a la deriva. Quizás sólo sea una gaviota que ha amerizado para descansar. Inmediatamente, se informa por radio a la fuerza. Están casi a cuarenta millas, pero los torpedos modernos tienen un gran alcance y ante la posibilidad de que hayamos detectado a un submarino, no conviene correr riesgos. Inmediatamente, los buques que transportan a los infantes de marina ponen rumbo de evasión mientras los escoltas adoptan una postura más agresiva y ponen sus sónares a transmitir.


Nuestro helicóptero sigue acercándose. La imagen de la cámara infrarroja no es todavía muy precisa. Podría tratarse de dos mástiles, posiblemente el sensor de emisiones electromagnéticas, que busca los radares de nuestros barcos, y un periscopio para vigilancia. Lo más probable es que si el submarino nos ve acercarnos arríe sus periscopios e intente evadirse. Si da tiempo a identificar sin lugar a dudas los mástiles, el helicóptero lanzará un torpedo. Si no, quizás sea necesario lanzar algunas sonoboyas y confirmar que se trata de un submarino antes de gastar una de nuestras valiosas armas.


Helicóptero SH-60F, con sonar calable. España no dispone de esta versión. 

El helicóptero está ahora a apenas dos millas y no parece haber ninguna duda de que se trata de los mástiles de un submarino. Están perdidos. Casi sin esperarlo, oirán un torpedo entrar en el agua y empezar a transmitir tan cerca que no tendrán tiempo a evadirse. El oficial de guardia en el periscopio ni siquiera habrá visto llegar al helicóptero en acercamiento. El copiloto prepara el lanzamiento del arma. Pero algo inusual ocurre. De repente, la superficie del agua se quiebra. Un objeto acaba de llegar a superficie, y en su parte inferior se aprecia, acto seguido, la ignición de un motor cohete.


En los pocos segundos que preceden al derribo de nuestro helicóptero, la primera impresión es que estamos ante el lanzamiento de un misil antisuperficie, probablemente un Sub-Harpoon. Sin embargo, el misil vira rápidamente hacia la aeronave. Tenemos tan poco tiempo de reacción que las bengalas que intentan captar la atención del misil no sirven de nada. Horas después, otro helicóptero de nuestra Armada encuentra los restos de la aeronave flotando sobre la superficie. No ha habido supervivientes.




¿Qué ha ocurrido? Veamos las cosas desde la óptica del comandante del submarino enemigo.

Su misión es acercarse, sin ser detectado, a la fuerza naval española. Y a la distancia óptima de lanzamiento de sus torpedos, atacar las unidades más valiosas: aquellas que transportan los contingentes de infantería de marina o los suministros vitales para mantener el esfuerzo de guerra. Bajo su mando tiene una obra maestra de la ingeniería alemana. Un submarino tipo 214 dotado de propulsión independiente de la atmósfera, lo que le permite ser muy discreto. Sabe que su mayor amenaza son los medios aéreos. Los escoltas no le preocupan demasiado, tiene una gran ventaja acústica sobre ellos y si se acercan demasiado, siempre puede poner un torpedo en el agua para ahuyentarles de sus esfuerzos por darle caza.


Los operadores sonar le han informado de la presencia de una serie de contactos que acústicamente parecen buques de guerra españoles. Quiere confirmarlo antes de abandonar su zona de espera para interceptar a los barcos del enemigo. Sube a cota periscópica e iza el mástil de exploración electromagnética. Efectivamente, en esa misma dirección hay transmisiones radar similares a las que podrían esperarse de los buques españoles. Mientras los operadores de guerra electrónica analizan la información, él vigila el horizonte por si se acercase alguna aeronave. Tradicionalmente han sido la principal amenaza para las fuerzas submarinas, y siguen siendo un enemigo temible. Pero ahora tiene otras opciones si apareciera un helicóptero o un avión de patrulla marítima.


A través de la cámara infrarroja del periscopio observa algo que le llama la atención. Un punto de calor que vuela nivelado, lo que descarta que sea un pájaro. Ha sido descuidado. Los mástiles han estado expuestos demasiado tiempo, y ahora un helicóptero les ha detectado. No transmitía con el radar, así que no ha habido alerta previa. No hay duda de que se dirige hacia ellos, y en cuanto tengan claro que se trata de un submarino, lanzarán uno de sus torpedos justo sobre su vertical, lo que les hará muy difícil escapar. Si en sus tubos no llevase cuatro ejemplares de su nueva arma, sólo le quedaría arriar todo, bajar a la cota de evasión e intentar escapar. Pero ahora tiene otra opción.


Misil IDAS

Decide permanecer en cota periscópica. Ya le han detectado, y tendrá que intentar acercarse a la fuerza naval española en otra ocasión. Pero ahora, evadirse no es su única opción. Puede pasar datos precisos sobre la posición del helicóptero aprovechando que lo tiene en el periscopio. El oficial de armas introduce los datos en una consola y da la orden de fuego. A los pocos segundos, uno de los cuatro misiles IDAS alojados en uno de sus ocho tubos lanzatorpedos sale hacia la superficie, arrancando su motor cohete. 

La cámara infrarroja de la parte delantera del misil envía imágenes a través de un cable de fibra óptica conectado con la consola de armas del submarino. El oficial de armas distingue claramente que se trata de un SH-60B y durante la fase de aproximación, da órdenes al misil para evitar las bengalas que intentan distraer su atención. ¡Impacto!. El helicóptero se precipita al mar envuelto en llamas y el comandante del submarino empieza una evasión que puede llevarle días hasta encontrar una nueva posición de lanzamiento. Ha perdido la oportunidad de atacar, pero ha escrito una nueva página en la historia de la guerra submarina.


Defensa activa frente a defensa pasiva.

Hasta ese momento, y desde la aparición del submarino en los escenarios de guerra marítima del S.XX, las aeronaves han sido el adversario por excelencia de los submarinos. Durante la II Guerra Mundial, la presión de los aviones de patrulla marítima basados en tierra y en portaaviones salvó el sistema de convoyes indispensable para el sostenimiento de Gran Bretaña y forzó el desarrollo del snorkel, convirtiendo a los sumergibles en verdaderos submarinos al aumentar exponencialmente el porcentaje de tiempo en inmersión, ya que les permitía cargar baterías sin estar en superficie. 

El snorkel permitió enfrentar la amenaza aérea con tácticas pasivas. La evasión se convirtió en la principal defensa, relegando al pasado las piezas de artillería antiaérea que poblaban la cubierta de los U-Boat. El desarrollo de la propulsión nuclear, que permite a los submarinos permanecer en inmersión profunda –esto es, alejados de los peligros de la cota periscópica- durante meses si es necesario, no hizo más que convencer a la comunidad submarinista que la mejor defensa frente a las aeronaves era evitar la detección a toda costa. Sin embargo, mientras los submarinos confiaban su defensa a sus posibilidades de evasión en cota profunda, los medios aéreos antisubmarinos evolucionaban en completísimas plataformas de armas guiadas y sensores que aportaban, frente a los buques de superficie, dos principales ventajas: la velocidad y, sobretodo, la invulnerabilidad.


Durante la Guerra Fría, sólo existieron tímidos intentos en proporcionar verdaderas opciones de defensa activa frente a las aeronaves antisubmarinas. Soviéticos y británicos elaboraron complejos sistemas para lanzar misiles de corto alcance desde versiones instaladas en mástiles similares a los periscopios. No es hasta finales de los años ochenta que surge el concepto SUBSAM (Submarine Surface-to-Air Missile), un proyecto de la Agencia de Investigaciones Avanzadas de la Defensa (DARPA, en sus siglas inglesas) que surge para contrarrestar los estudios de la Unión Soviética dirigidos a conseguir la capacidad de lanzar desde cota periscópica versiones de los misiles SA-7 y SA-14 frente a los P-3, SH-3 y SH-60 americanos. 

El fracaso del diseño ruso basado en el misil de guía infrarroja SA-14 Strela (dadas las condiciones de humedad reinantes en el ambiente marítimo) dirige a los americanos hacia un desarrollo basado en el misil de guía radárica AMRAAM alojado en el cuerpo de la versión de lanzamiento submarino del misil Tomahawk. Esta configuración permitiría aprovechar la autonomía del Tomahawk, haciendo posible al misil orbitar alrededor de una hora sobre la posición del submarino y sirviendo como elemento disuasorio de cualquier aeronave en aproximación. La idea original era conseguir que el AMRAAM se desprendiese del cuerpo del Tomahawk en caso de una detección, utilizando su velocidad de Mach 4 para alcanzar el blanco, eliminando cualquier amenaza para el submarino. La imposibilidad de que el operador pudiese discriminar si el misil atacaba a una unidad enemiga o a una aeronave amiga o neutral acabó con el programa.


Los británicos intentaron instalar, sin mucho éxito, 
un lanzador de misiles BlowPipe en un mástil para sus submarinos. 

En 1992 las empresas Aerospatiale y DASA, comienzan el desarrollo del programa Polyphem. Inicialmente se trataba de un misil con capacidades exclusivamente antibuque, pero en 1996 se añade la posibilidad de dotar al misil de capacidad antiaérea. Surge el proyecto Tritón. A diferencia del proyecto americano basado en el AMRAAM, el Tritón incorporaría guiado mediante un cable de fibra óptica, de forma que el operador podría controlar todas las fases de vuelo del misil. Además, incluía una guía infrarroja para guiado autónomo.


El proyecto fue cancelado en 2007, pero aportó innovaciones que serían aprovechadas para otras iniciativas de defensa activa ante aeronaves antisubmarinas. Disponía de un modo de búsqueda en trayectoria helicoidal, explorando todo el horizonte, lo que permitía atacar aeronaves enemigas aún sin tener datos precisos del blanco (lo que normalmente ocurre si el submarino no tiene ningún mástil izado). Además, utilizaba los contenedores de lanzamiento ya existentes para la versión submarina del misil Exocet, lo que le proporcionaba la ventaja adicional de romper la superficie a media milla de la posición del submarino, evitando revelar su posición exacta.


En 2006 los americanos dan un nuevo impulso al proyecto SUBSAM, esta vez con una versión del popular misil Sidewinder, también conocido como ASRAAM. El desarrollo incorporaba innovaciones importantes: resolvía los problemas derivados de lanzar desde una posición estática un misil diseñado para ser lanzado a las altas velocidades de un avión de combate y permitía su utilización desde los tubos de lanzamiento vertical de los misiles Tomahawk mediante unas cápsulas desechables denominadas SACS, diseñadas para adaptar cualquier tipo de misil a su utilización desde submarinos.


Desarrollos actuales.

Lamentablemente, todos los proyectos anteriores apenas consiguieron pasar de simples prototipos. Pero muchas de estas enseñanzas han sido aplicadas en el desarrollo de la primera promesa de revolución en la guerra submarina: el misil alemán IDAS.


Se trata de un desarrollo conjunto de las compañías alemanas HDW y Dhiel, y de la noruega Kongsberg, basado en el misil aire-aire Iris-T y sus nada desdeñables prestaciones: un alcance de 20 km, un techo de 20.000 metros y una velocidad de Mach 3. El IDAS es el sucesor natural de las investigaciones del proyecto Tritón, y hereda muchas de sus innovaciones. Dispone de un cableado redundante de fibra óptica que permite al operador recibir señal de vídeo normal y de cámara infrarroja, lo que además le permite atacar buques de pequeño porte y objetivos en tierra. Utiliza su trayectoria helicoidal para explorar todo el horizonte si no existen datos precisos del blanco. Y es capaz de navegar en inmersión antes de romper la superficie, evitando delatar la posición exacta del submarino.


Presenta, adicionalmente, otras mejoras. No necesita ser encapsulado, sino que alcanza la superficie por sus propios medios. Los misiles se almacenan en grupos de cuatro en contenedores de tamaño similar a un DM2A4, lo que permite disponer de cuatro misiles ocupando un único tubo de diámetro estándar. Algunas fuentes mencionan también la posibilidad de alojar el arma en un mástil multifunción de la compañía alemana Gabler, tal y como ocurría en los frustrados desarrollos de la Guerra Fría. Además, el sistema ofrece al operador el control de todas las fases del vuelo, permitiéndole seleccionar el blanco más amenazante de entre todos los detectados, destruir el misil en vuelo o incluso elegir el punto de impacto idóneo, si estamos atacando una unidad de superficie. El sistema ha sido probado desde submarinos alemanes en 2008 y 2011. Noruega y Turquía también han demostrado recientemente su interés por dotar a sus submarinos de este misil.


Pruebas de lanzamiento del misil IDAS

Por su parte, las compañías DCNS y MDBA han presentado un proyecto, también derivado del Tritón. El sistema puede ser utilizado desde un lanzador integrado en un mástil (mediante una adaptación del misil tierra-aire Mistral) o utilizando las cápsulas de lanzamiento que usa la versión submarina del Exocet para lanzar una modificación del misil aire-aire Mica. Se trata de adaptar al entorno submarino misiles ya existentes, por lo que el riesgo del proyecto se estima bajo.


Existen además otras alternativas en estudio, que incluyen, por ejemplo, la integración en un mástil de un sistema de láser de alta energía como el embarcado en el USS Ponce para hacer frente a la amenaza de drones y pequeñas embarcaciones. El principal inconveniente de este sistema es su alto consumo de energía, que sin embargo no supone un excesivo problema para los submarinos con propulsión nuclear. El ya mencionado mástil Triple-M de la empresa alemana Gabler ofrece otra interesante alternativa: la instalación de un cañón Rheinmetall de 30mm que, alojado en un mástil estanco, permite enfrentar aeronaves antisubmarinas a corta distancia.


Un cambio en las reglas del juego en la guerra naval.

Hoy en día, las aeronaves antisubmarinas pueden permitirse investigar, clasificar y atacar un contacto submarino sin sentir su seguridad amenazada ni preocuparse de conceptos como la Stand-off Distance (distancia máxima de acercamiento según el alcance de las armas antiaéreas del enemigo). Aprovechan, además de esta invulnerabilidad, las ventajas inherentes a sus plataformas: velocidad muy superior a la de los buques escolta, sistemas de combate que integran una amplia variedad de armas y sensores o la capacidad de barrer grandes áreas en poco tiempo.


Las armas antiaéreas submarinas están llamadas a igualar este desequilibrio. Obviamente, la discreción es la principal virtud de un submarino, así que es poco probable que existan enfrentamientos directos o provocados entre las aeronaves submarinas y sus objetivos. La evasión seguirá siendo la primera opción. Pero si un submarino tiene la certeza de haber sido detectado, si aprecia en su sonar las transmisiones activas de sonoboyas o sónares calables que suelen preceder a un ataque, podrá defenderse. Sin embargo, la principal ventaja que aportan estos sistemas es otra: conseguir ejercer cierta disuasión, acabar frente a la tranquila invulnerabilidad de las aeronaves de patrulla marítima que las ha convertido en el arma más eficaz contra la amenaza submarina.


Estos sistemas son especialmente necesarios en submarinos de propulsión no nuclear, dado que su dependencia, en mayor o menor medida, de realizar snorkel en cota periscópica periódicamente y su menor velocidad de evasión les convierte en presas más fáciles. Tal es el caso del S-80, el futuro submarino español, una plataforma que será uno de los pilares estratégicos de la defensa española de las próximas décadas y que podría incorporar opciones antiaéreas como el misil IDAS -que además utiliza contenedores de similares características al torpedo alemán DM2A4, arma que ya está previsto utilizar a bordo de la nueva serie de submarinos- para aumentar exponencialmente sus posibilidades de supervivencia ante una acción antisubmarina enemiga.



Misil IDAS

Por otro lado, el progresivo desplazamiento de la guerra naval hacia el litoral, donde las sondas son, por regla general, menores y por tanto se hace más difícil evadirse utilizando medidas pasivas (como la variación de cota), hace patente la necesidad de dotar a los submarinos de un sistema de defensa antiaérea como los que se han expuesto en los últimos párrafos de este artículo.


Por supuesto, la guerra es un juego de evolución, de supervivencia de los más adaptados. Ante la emergencia de amenazas a la invulnerabilidad de las aeronaves antisubmarinas surgen desarrollos como el P-8 Poseidón americano, actualmente en servicio en los Estados Unidos y la India, y que probablemente reemplazará a la flota estadounidense de aviones P-3 Orión. Esta aeronave es capaz de lanzar sonoboyas guiadas por GPS en alturas superiores al techo operativo de los misiles en desarrollo. Incluso se están desarrollando pequeños planeadores no tripulados para transportar torpedos desde grandes alturas de lanzamiento hasta la vertical del submarino amenaza, evitando así que la aeronave de patrulla marítima tenga que entrar en la Stand-off Distance.


El HAASW, destinado a acercar los torpedos lanzados desde 20.000 pies a la superficie del mar.





Pero abierto el camino para dotar a los submarinos de misiles antiaéreos, los nuevos retos presentados por la amenaza aérea –como en el caso del P-8 Poseidón- no tardarán en encontrar desarrollos de armas más capaces que intentarán desestabilizar el equilibrio que pronto existirá entre aeronaves y submarinos.


Fuente y redacción: http://poderiomilitar-jesus.blogspot.mx/ y Jesús.R.G.






Vídeo: Rusia presenta el prototipo del avanzado caza MiG-35.





Este viernes ha tenido lugar en Rusia la presentación internacional del MiG-35, un nuevo y avanzado modelo de cazabombardero. A la cita asistieron representantes de la prensa nacional y extranjera.

Tal y como aseguró el comandante de la fuerza aeroespacial rusa, Víktor Bóndarev, este nuevo modelo reemplazará paulatinamente a las aeronaves existentes. El alto mando declaró además que la construcción de este caza es "un verdadero triunfo". Se prevé que el MiG-35 comience a producirse en serie a partir de 2019.

Uso de armas láser

Asimismo, Bóndarev afirmó en su comparecencia de este viernes ante los periodistas que el nuevo avión podría ir equipado con armas láser, informa RIA Novosti. En este sentido, el comandante de la fuerza aeroespacial rusa anunció que empezarán a probar armas láser en el caza MiG-35 "una vez terminen las pruebas de vuelo".

El presidente de la compañía rusa de diseño y construcción de aeronaves United Aircraft Corporation (UAC), Yury Slyusar, confirmó que el nuevo cazabombardero podría usar dispositivos de armamento prometedores, incluidas armas láser.

"Hemos aumentado el número de puntos de anclaje de 6 a 8, lo que permite utilizar las armas de destrucción aeronáuticas existentes y creadas a largo plazo, incluyendo las armas láser", aseguró el jefe de la compañía en su informe al presidente de Rusia, Vladímir Putin, informa TASS. Slyusar añadió que las pruebas del vuelo del nuevo caza empezaron el 26 de enero.

¿Qué es el MiG-35?

El MiG-35, conocido en la OTAN como 'Fulcrum F', no es una modernización del MiG-29. Aunque la forma de su célula se haya mantenido en la nueva aeronave, es un avión nuevo. Está equipado con los modernizados motores RD-33MK con empuje vectorial, un radar AESA Zhuk-AE y un tren de aterrizaje reforzado. La nave es capaz de seguir 10 blancos simultáneamente y lanzar misiles contra cuatro de ellos.

El caza puede alcanzar velocidades de hasta 2.400 kilómetros por hora (2,3 Mach) y tiene una rango de acción de 3.000 kilómetros (con tanques de combustible externos). El MiG-35 está armado con un cañón GSh-30-1 de 30 mm de calibre 30 y posee 10 puntos externos de anclaje de misiles y bombas, los cuales son capaces de portar 6,5 toneladas de armas.








sábado, 14 de enero de 2017

Ucrania patenta el tanque T-Rex para que compita con el Armata ruso: ¿Es tan temible como lo pintan?

Ucrania patenta el tanque T-Rex para que compita con el Armata ruso: ¿Es tan temible como lo pintan?


Ingenieros ucranianos planean equipar la máquina de combate con cañones de 125 mm. y ametralladoras, entre otras. Pero... ¿será un rival a la altura del Armata ruso?

Un grupo de ingenieros del regimiento ultranacionalista ucraniano Arei (antes Azov) ha patentado un tanque denominado T-REX, al que califican como "rival" del Armata ruso.

Según los diseñadores del tanque, el T-REX (nombre que deriva del famoso dinosaurio Tyrannosaurus rex) irá equipado con una cápsula blindada para tres tripulantes. Además, los ingenieros ucranianos planean equipar a la máquina de combate con cañones de 125 mm., ametralladoras y un mecanismo de recarga automático controlado a distancia.

Sin embargo, en contraste con el Armata ruso, completamente creado por ingenieros rusos, el análogo ucraniano no es su proyecto nuevo en sí mismo, ya que, según la documentación técnica, tanques soviéticos como los T-64 y T-72 sirvieron de base para su diseño.

El pasado mes de noviembre se supo que varios desconocidos interfirieron en el proceso de creación del T-REX. Debido a la toma de la fábrica de Kiev Atek, los ingenieros de este tanque no recibieron los T-64 destinados a la renovación en nuevos modelos de máquinas de combate.

T-REX, ¿logro o posible fracaso?

Expertos rusos dudan que el tanque ucraniano pueda rivalizar con el Armata ruso. Según el excoronel Víctor Litovkin, analista militar, Kiev no tiene "buen blindaje y accesorios" para construir una máquina moderna, de allí que "el know-how" ucraniano no represente ninguna "competencia" para Rusia. "¿Qué amenaza puede representar viniendo del medio desnudo, medio descalzo y empobrecido Ejército [ucraniano], que ha sido llevado a tal estado por su propio Gobierno?", se pregunta Litovkin.

Paralelamente, el Ministerio de Defensa de Tailandia rescindió este martes un contrato con Ucrania para el suministro de tanques Oplot, concluido en 2011. La ruptura de la cooperación con Ucrania se produjo después de que una planta ucraniana en Járkov no cumpliera con las condiciones del contrato.






El Estado Islámico encuentra un punto débil en los 'indestructibles' tanques alemanes.

El Estado Islámico encuentra un punto débil en los 'indestructibles' tanques alemanes

El Leopard 2A4 era considerado como una máquina militar prácticamente invencible durante sus campañas en los conflictos de Kosovo y Afganistán.



Los tanques alemanes Leopard 2A4 sufrieron un fuerte golpe a su reputación cerca de la ciudad siria de Al Bab, cuando 10 de estas máquinas pertenecientes al Ejército turco, fueron destruidas por combatientes del Estado Islámico, informa el periódico alemán 'Die Welt'.

Estos tanques eran considerados prácticamente indestructibles. Fueron utilizados durante las campañas militares de Kosovo y Afganistán, lugar donde los talibanes, armados con sistemas antitanque relativamente modernos, no eran capaces de destruirlos.

El tanque 'indestructible'

Los terroristas atacaron los tanques conociendo claramente sus partes más débiles. Debido a que esta máquina está diseñada para el combate frontal, sus lados laterales están menos protegidos. Sin embargo, 'Die Welt' asegura que la razón de este "fracaso" en el campo de batalla podría ser la inexperiencia de su tripulación o un error estratégico de los altos oficiales del Ejército turco.

Además, algunos expertos creen que el Leopard 2A4 —con un peso de 60 toneladas y una velocidad máxima de 72 kilómetros por hora—, simplemente es inadecuado para batallas en ciudades. Los militares retiraron una parte de la defensa dinámica lateral de estos modelos debido a que su detonación podría afectar a los soldados que se movilizan por las calles.

Los analistas aseguran que lo más probable es que este 'defecto' sea rectificado en los próximos modelos que saque al mercado la compañía fabricante.







¿Que podríamos mejorar?

¿Te gusta el Contenido del Blog?